El arte ¿un refugio en tiempos de crisis?

Actualizado: 2 de dic de 2020

Mientras escribo estas líneas, no sé si las leerás sentado en la terraza de un café, en un restaurante durante la hora de la comida o... confinado en casa. En efecto, el último trimestre de 2020 se caracteriza por la incertidumbre: sobre nuestras perspectivas de movilidad, sobre las normas de protección a adoptar, con el consiguiente impacto en la economía y el funcionamiento de sus mercados. Hecho difícil de asumir después de un año que ya fue muy complicado. Sin embargo, algunos sectores se ven menos afectados que otros, entre ellos el Arte. Les invitamos a identificar las posibles oportunidades en medio de esta nebulosa.


El arte como refugio en tiempos de crisis

En un artículo de L'Obs, Thierry Ehrmann fundador de la plataforma Artprice, explica que el mercado del arte es el primer mercado que se ha globalizado.

"Es un mercado que no conoce crisis porque es un mercado mundial. Incluso si a veces se retira en ciertas áreas del mundo, siempre hay un equilibrio. Un Chagall sigue siendo un Chagall, ya sea que estés en Sudamérica, Atlanta, Johannesburgo o Kiev, siempre vale el mismo precio. ”

El mercado del arte ha crecido enormemente en el mundo en los últimos años y el número de coleccionistas es ahora de millones y sigue creciendo.

Como ilustramos en nuestro artículo de septiembre pasado, los artistas contemporáneos continúan produciendo obras y desde el comienzo del período de confinamiento, las ventas de arte en línea han crecido constantemente. Como resultado, el mercado del arte se libra más bien de la irracionalidad que afecta a los mercados bursátiles o inmobiliarios, y así destaca. Por lo tanto, se trata de conocer los códigos y cómo funciona, para tener todas las cartas en la mano para tomar las decisiones correctas.

El arte contemporáneo para diversificar los activos

Antes de tener un valor de mercado, una obra de arte tiene primero un valor estético. La determinación de su valor de mercado es similar a la de todas las demás inversiones: la ley de la oferta y la demanda, con la diferencia de que se añaden elementos subjetivos.

Los principales actores en la valoración de las obras de arte son por un lado las instituciones culturales que incluyen a los principales coleccionistas, museos, críticos de arte, y por otra parte instituciones financieras que están formadas por marchantes de arte, galeristas, corredores y otros subastadores.

Los personajes emblemáticos de Alec Monopoly

Hoy en día, particularmente con el crecimiento de las redes sociales, es muy probable que la popularidad de los artistas influya en el crecimiento de su valoración, como lo demuestra la evolución de la de Alec Monopoly en los últimos años.

Cuando se trata de invertir, el objetivo es por lo tanto anticipar las tendencias futuras pero también conocer el entorno del artista (su equipo, sus mecenas), sus proyectos, sus perspectivas, para luego elegir o encargar las obras que serán importantes en el futuro y que generarán un importante retorno de la inversión.


Un sistema fiscal ventajoso para los compradores de obras de arte: profesionales y particulares

Cada país tiene su propia legislación y confiere diversos beneficios según las circunstancias individuales de cada uno.

Por ejemplo, en Francia, las empresas sujetas al impuesto de sociedades o al impuesto sobre la renta pueden beneficiarse de una deducción fiscal calculada en función de su volumen de negocios. La obra de arte debe ser creada por un artista que esté vivo en el momento de la compra y debe ser expuesta en los locales de la empresa o prestada a una institución cultural donde será accesible por un período de 5 años. Al final de este período, si la empresa realiza una ganancia de capital en la reventa de la obra de arte, la tributación sigue siendo ventajosa.

Por consiguiente, es posible distinguirse de la competencia, establecer su imagen de marca, adquiriendo una determinada obra de arte, promover un artista, apoyar la cultura, obteniendo al mismo tiempo beneficios.

Por supuesto, hay condiciones que deben cumplirse por un lado, y por otro lado hay que hacer una selección juiciosa de las obras de arte. Sin embargo, es una oportunidad ganadora (¡y divertida!) para todos.

El arte como una oportunidad de inversión

Según el enfoque de cada persona, inversión o colocación financiera, la adquisición de una obra de arte es una forma de diversificar y asegurar su patrimonio. Para una colocación financiera, se favorece la elección de una obra de maestros (Arte clásico o moderno). En efecto, como se ha explicado anteriormente, es un consenso de profesionales que valoran estas obras de Picasso, Chagall, Van Gogh... Para estas obras maestras de gran valor cultural, patrimonial y financiero, los circuitos son cortos y el riesgo limitado dada su reputación internacional, sin embargo el billete de entrada está reservado para los más ricos de entre nosotros.

Desde hace siete meses, el mundo está atravesando una crisis sanitaria que está teniendo un impacto ansiógeno en los mercados, en nuestras ciudades, nuestros países y en el hogar. Cada uno trata de encontrar recursos para preservar su seguridad económica, pero también para cuidar lo mejor posible de su salud física y mental. El arte en todas sus formas es una respuesta posible en todos los niveles.


Para más información, contáctanos

Manténte informado de las tendencias y novedades!

  • Facebook - MUSY
  • LinkedIn - MUSY
  • Instagram - MUSY

© MUSY Art