El Street art o como convertir la calle en museo

Actualizado: 2 de dic de 2020


El street art está de moda. Inicialmente controvertido, por ser ilegal, este movimiento artístico recibe un eco fuerte en el periodo actual, tanto entre el público en general como entre los profesionales del arte.


¿Puede ser que el street art represente para el arte lo mismo que el rap al mundo de la música?

En los años 90, estas dos disciplinas surgidas de la calle encarnaron la denuncia y la reivindicación del modo de vida de los que no tuvieron acceso a la cultura en su forma convencional y elitista. A través de esta expresión artística, los autores se hicieron portavoces de una realidad difícil y denunciaron lo que las clases privilegiadas ignoraban o no querían ver. Más allá de eso, estas expresiones artísticas representaban códigos y mensajes de esperanza dirigidos a sus oyentes y espectadores.


¡Desde hace unos años, tanto el rap como el street art están en alza!

Los fuertes mensajes que transmiten traspasaron los lindes de los barrios donde nacieron, para dejar su huella en las emisoras de radio generalistas, en los concursos de música, en las portadas de los periódicos, en las galerías, en los museos y en el corazón de las ciudades.

El arte urbano ha encontrado su legitimidad en la amplitud de su eco y es popular incluso a nivel institucional: apoyo oficial de raperos a representantes políticos, imágenes icónicas creadas por street artists como el famoso póster de Obama Hope de Shepard Fairey para la campaña estadounidense de 2008.



¿Es el éxito popular del street art lo que empuja a las instituciones a promoverlo o es la promoción del street art por parte de las instituciones lo que le permite aumentar su popularidad?


¡Probablemente las dos cosas a la vez!


El resultado ofrece hoy en día a los habitantes y visitantes de las ciudades de los cinco continentes la posibilidad de encontrar arte en cualquier esquina de la calle y en todas sus formas: grafiti, plantillas, stick art, instalaciones, bombardeo con hilo, arte en cinta, tantas técnicas inspiradas en el potencial artístico del entorno urbano o natural.

El trabajo de Okuda en el Faro de Ajo en Cantabria (España)

En nuestras ciudades, el street art se une a la arquitectura artística, como la Casa Batlló de Gaudí en Barcelona (España) y las estatuas y esculturas, como El Mustang de Mariko en Montpellier (Francia). Muchos espacios creativos y ciertos festivales dedicados a esta disciplina surgen en todas partes y las ciudades organizan visitas guiadas para descubrirlos.


Algunas ciudades van más allá y encargan a street artists para vestir monumentos, a veces edificios que son la obra maestra de su atracción turística.

El ayuntamiento de Ajo en España le pidió al artista Okuda San Miguel que pintara su famoso Faro de Ajo.

El artista explica: "72 tonos de color que representan la riqueza natural y la diversidad cultural de Cantabria". Esta iniciativa es controvertida entre los habitantes, pero ninguno de ellos se ha rendido y el Faro de Ajo goza ahora de una cierta y ecléctica reputación.

Le Street art se transforma en museo al aire libre

¡Es increíble! La vivacidad de la mente de los artistas combinada a las nuevas tecnologías nos invita a ampliar nuestro campo de visión, a empujar los límites de nuestra imaginación y a probar nuevas experiencias. El street artist TVboy, conocido por su guiño a la actualidad y los dibujos realizados en las cuatro partes del mundo, nos ofrece una experiencia digna de una visita de museo. Equipado con nuestro smartphone, nos invita a flashear el código QR colocado junto a su obra para sumergirnos en su universo y guiarnos a través de su planteamiento. Los artistas rompen los códigos y pronto el museo en la calle o la calle en el museo se confunden en uno, como lo ilustra el espectacular taller presentado en septiembre por la escuela Kourtrajmé "Hasta ahora todo bien" en el Palais de Tokyo (París, Francia).


En resumen, no hay duda de que el street art hace parte integral del mercado del arte. Se puede encontrar en las galerías y en las más famosas casas de subastas. Sus creadores son cada vez más reconocidos, como lo demuestra el crecimiento de la fama de Banksy en los últimos años. Sin embargo, independientemente de su valoración económica, el street art no parece perder su esencia al permanecer asequible y visible tanto en su forma inicial que a través de sus múltiples técnicas, con el fin de animar nuestros espacios urbanos y difundir sus mensajes.

Manténte informado de las tendencias y novedades!

  • Facebook - MUSY
  • LinkedIn - MUSY
  • Instagram - MUSY

© MUSY Art